Life on the Chrism Trail

Vigésimo Primer Domingo del Tiempo Ordinario

22 de agosto del 2021
Parroquia Santo Tomás el Apostól
Fort Worth, Texas

Josué  24:1-2a, 15-17, 18b
Salmo 34: 2-3, 16-17, 18-19, 20-21
Efesios 5:21-32
Juan 6:60-69

Cristo entra en un mundo pecaminoso. El mundo pecaminoso en el que entra Cristo es uno al que entra para redimir y salvar en la plenitud de la Verdad. El mundo lleno de pecado que necesita la salvación es un mundo que se basa en la autoconservación; se trata de un mundo que se aprovecha de los débiles. Los niños y, por extensión, todos los vulnerables no tienen lugar en el dominio de un mundo pecaminoso, excepto cuando los poderosos con fines egoístas los usan y abusan como meros objetos. Cristo, al revelar la plenitud de la Verdad, coloca a los niños en el centro de Su Evangelio como ejemplo de discipulado y membresía en su Reino. Entonces, Cristo coloca a los niños ante todo el mundo, pero especialmente ante Sus apóstoles y discípulos. “Jesús dice: ‘Dejad que los niños vengan a mí’”. Cristo proclama esto no específicamente como una metáfora ni simplemente como un símbolo.

Read more…